Una tradición que agoniza, el intercambio del mico y la paloma | Impacto!

Una tradición que agoniza, el intercambio del mico y la paloma

Una tradición que agoniza, el intercambio del mico y la paloma

Jueves de Corpus

Aún se aprecian en el atrio de la catedral metropolitana, los tallos de plátano de los vendedores que ofrecen micos y palomas

El jueves de la celebración religiosa del Corpus Christi (Cuerpo de Cristo) de la iglesia católica, en Guatemala aún mantiene viva una tradición que se remonta a los tiempos de la colonia, un intercambio simbólico de amor entre las parejas: en una pera o membrillo, frutos de la época, el hombre le daba a su amada una paloma y ella le entregaba un fruto con la figura de un mico..

Esta tradición nació de que, al concluir la visita a la Iglesia, para orar ante el Santísimo, representado por la hostia consagrada, la pareja de jóvenes hacía el intercambio de la fruta que llevaba un mensaje de amor o de amistad.

A veces era el hombre el que declaraba su amor por medio de este intercambio y muchos matrimonios nacieron de este simple gesto. Por eso, esta era una fecha de la fiesta del amor, coincidente con las celebraciones por el cambio de estación que celebraban los pueblos originarios, considerado este un tiempo de apareamiento.

Por qué el mico y la paloma, pues en el sincretismo de la tradición religiosa y las costumbres mayenses, el mico era un mensajero y para los europeos, los conquistadores, lo era la paloma.

Los micos y las palomas con sus mensajes de amor como quieres ser mi novia, te amo mucho, etc., estaban colocados en el tallo del palo del amor -el tallo de plátano-, del cual una de las parejas lo escogía y luego lo ensartaba en la fruta que le dría a su amada.

La tradición aún persiste, pero agoniza como muchas otras, frente a un mundo cambiante, pero quienes conocen la tradición, relatada por sus padres, al salir de la catedral compran su fruta para llevarle a su amada un mensaje.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: