Un héroe de carne y hueso | Impacto!

Un héroe de carne y hueso

Un héroe de carne y hueso

Un poco de amor al prójimo no nos caería mal

Los héroes no son los del estilo película estadounidense.

Cuántas veces nos habrá pasado a todos. Entramos en un restaurante, en una cafetería. Pedimos lo que nos apetece, nos sirven y, de pronto, aparecen vendedores ambulantes ofreciendo sus productos. Y cuántas veces los habremos rechazado.

Pero este no fue el caso de un hombre, quien ingería sus alimentos y vio ingresar a un pequeño, quien, en lugar de estar estudiando, aprendiendo para mejorar su futuro en el mediano y largo plazo, iba acompañado de su caja de madera ofreciendo “lustre”.

El hombre, al ver al niño, lo llamó y lo invitó a almorzar. Alguien vio la escena y captó esta postal que debe ser el pretexto perfecto para generar cambios en lo interno de cada uno.

Ser héroes no significa serlo en el estilo y términos de los personajes estadounidenses, sino darle una mano amiga a alguien que lo necesita; invitarlo a un vaso de agua, ser solidarios.

Una vez que entendamos esto, quizá podamos aspirar a un mejor país, a tener mejores personas viviendo en él y a conspirar contra la apatía, el desinterés y la insensibilidad.

Este hecho se dio en San Marcos, en un restaurante de la localidad.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: