Tiroteos e inacción: EEUU enfrenta sus demonios | Impacto!

Tiroteos e inacción: EEUU enfrenta sus demonios

Tiroteos e inacción: EEUU enfrenta sus demonios

¿Rezar o actuar?

Tras la masacre en una escuela secundaria en Florida el miércoles, que dejó 17 muertos, no hay indicios de que el país vaya a adoptar medidas para evitar una nueva tragedia.

Estados Unidos se ha visto forzado una vez más a enfrentar el hecho de ser el único país desarrollado donde los tiroteos masivos en las escuelas son recurrentes, pero el problema está lejos de resolverse.

El tiroteo, el número 18 en lo que va del año, activó un ciclo ya conocido, pero incomprensible el extranjero: reacciones horrorizadas, unidad en el dolor, indignación, polarización política e inacción. Si el debate es estéril, es que las posiciones no cambian.

Por un lado están los que se oponen a cualquier tipo de control de armas invocando la segunda enmienda de la Constitución, que establece el derecho a portar armas.

Argumentan que ninguna ley puede evitar que individuos trastornados y delincuentes obtengan un arma, ni que abran fuego en una escuela. Dado este peligro, todos los ciudadanos deben poder estar armados para protegerse.

El riesgo de morir por un balazo es 300 veces mayor para un estadounidense que para un japonés.

Por otro lado están los que piden controlar la tenencia, como el expresidente demócrata Barack Obama, quien el jueves se negó a creer en la inevitabilidad de estos dramas. “No somos impotentes”, dijo en Twitter, pidiendo legislación de “sentido común” para incrementar la seguridad con respecto a las armas.

Quienes buscan controlar la tenencia de armas han llevado su lucha al terreno local, donde buscan convencer a los políticos sobre la necesidad de hacer controles forenses y psiquiátricos obligatorios antes de cualquier venta de armas.

Un objetivo nada fácil de alcanzar en un país donde las armas son parte del mito fundacional: con ellas se logró la independencia y se conquistó el Lejano Oeste.

Los propios términos del debate se distorsionan: los políticos financiados por la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso lobby que apoyó a Donald Trump en su campaña electoral, rechazan por ideología admitir que un arma de fuego, por definición, es un objeto letal, y que facilitar su acceso es arriesgado.

Los estadounidenses, menos del 5% de la población mundial, poseen casi la mitad de las armas de propiedad civil del mundo. La tasa de homicidios por disparos es 25 veces mayor que en el resto de los países desarrollados.

“Sospechoso de masacre estaba mentalmente desequilibrado”: Trump

COMENTARIOS