Sumergirse en el océano de otro ladrillo | Impacto!

Sumergirse en el océano de otro ladrillo

Sumergirse en el océano de otro ladrillo

Homenaje a una de las grandes bandas inglesas

Museo londinense presenta un mar de obras que incluyen guitarras, discos, partituras, todo lo que un fanático busca.

Las guitarras de David Gilmour y el manuscrito de “Another Brick In the Wall”, destacan en la gran exposición que el museo Victoria y Albert, de Londres, dedica a la psicodélica banda británica Pink Floyd.

Con 350 objetos, entre ellos instrumentos, partituras, portadas de discos, fotografías, entrevistas y extractos de su música, se trata de la “mayor exposición” dedicada al grupo, explicó a la AFP su comisaria, Victoria Broacke.

“Pink Floyd, Their Mortal Remains” (“sus restos mortales”) estará en cartelera del 13 de mayo al 1 de octubre y sirve para conmemorar el 50 aniversario de la aparición del primer disco del grupo, “The Piper at the Gates of Dawn”.

Esto ocurrió en 1967, cuando el mundo descubría el rock progresivo de este grupo formado dos años antes por cuatro estudiantes: Roger Waters, Richard Wright, Nick Mason y Syd Barrett, que fue reemplazado en 1968 por David Gilmour.

Esta época ocupa la primera parte de la exposición y sirve para sumergirse en la escena “underground” del Londres de los años 60: En la pared de una sala negra, iluminada con colores y motivos psicodélicos, los visitantes se encuentran ante un cartel anunciando un concierto de Pink Floyd en UFO, un club efímero de música vanguardista que frecuentaban los miembros del grupo.

“Vivíamos una vida de hippies, probábamos LSD, fumábamos canabis, leíamos a Kerouac”, explicó a la AFP Aubrey “Po” Powel, alguien cercano al grupo en aquella época, que participó en la concepción de la exposición.

“Tocaban de una manera un poco especial, un poco amateur, pero era un estilo muy inglés, muy excéntrico (…), y eran los favoritos del ambiente underground de Londres. Nunca imaginé que, 50 años más tarde, les dedicarían una exposición aquí”, añadió.

Aquellos primeros años estuvieron marcados por el comportamiento errático de Syd Barrett, cuya personalidad sensible, salud frágil, y el consumo de drogas, se acomodaron mal a la popularidad creciente del grupo, como lo prueba una carta de la BBC de 1967, pidiendo explicaciones a la banda acerca de la desaparición “inexplicable” de su cantante y guitarrista en plena grabación de un programa.

La exposición sumerge al visitante en el ambiente de la banda.

En el centro del escenario

Concebida como un viaje “inmersivo” y “multisensorial”, la exposición deja espacio para la música y ofrece a los visitantes auriculares que permiten descubrir las diferentes etapas de Pink Floyd.

En la sala dedicada a “Wish You Were Here” (1975), pueden escucharse entrevistas cruzadas a Roger Waters y David Gilmour, explicando cómo se creó la canción que daba nombre al disco, una de las más célebres del grupo, escrita en homenaje a su antiguo camarada Syd Barrett.

“Es un tipo de canción country muy simple. Pero a causa de su resonancia y carga emocional, es una de las mejores”, explica David Gilmour.

Una de las atracciones de la exposición es la instalación de 22 metros de largo y 7 metros de alto, reproduciendo la portada del disco “The Wall” (1979), sobre la que planea el terrorífico profesor de ojos exorbitados que causa pavor en los niños de la célebre opera-rock.

La retrospectiva acaba en una gran sala con pantallas gigantes que difunden el último concierto del grupo al completo, en 2005, dispuestas de tal manera que el visitante tiene la sensación de estar en el escenario rodeado de los miembros Pink Floyd.

El museo Victoria y Albert espera repetir con la muestra, el éxito que tuvo la que le dedicó a David Bowie, y que ha sido visitada, hasta ahora, por 1.8 millones de personas en todo el mundo.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: