Se toma un tiempo para darle amor a este pequeño… | Impacto!

Se toma un tiempo para darle amor a este pequeño…

Se toma un tiempo para darle amor a este pequeño…

Esta historia trasciende los límites de un apoyo y ya

El pequeñín padece neuroblastoma, un tumor maligno neuroendocrino e irreversible.

Bradley Lowery conmovió a Jermain Defoe.

Esta historia no es de sangre, ni de disparos, ni de gente haciendo escándalos en las redes. Esta historia quizá no sea lo explosiva que todo el mundo está acostumbrando a ver o a leer.

Esta historia es de amor. No de ese amor entre hombre y mujer, ni de ese amor enfermizo que daña y correo el alma.

Esta historia trasciende los límites de un apoyo y ya. El portal Aleteia nos la comparte e Impacto se tomó la libertad de reproducirla para nuestros lectores.

Una inyección de fe, de humanidad. Cuentan que Jermain Defoe, jugador profesional de futbol, se tomará un tiempo y aun a expensas de sus compromisos con el Sunderland, para dedicarse a su más grande fan: su pequeño amigo Bradley Lowery, de 6 años, al que según sus médicos le quedan pocas semanas de vida.

El pequeñín padece neuroblastoma, un tumor maligno neuroendocrino e irreversible. Sus padres lo saben, por lo que cada segundo a su lado vale oro.

Bradley tenía un sueño: conocer a su jugador preferido: Jermain Defoe. El Sunderland le hizo un regalo; le dio la oportunida de entrar en un partido como acompañante. “He encontrado a Defoe; mi jugador preferido, y todos gritaban mi nombre, fue fantástico” dijo el niño.

Bradley cumplió uno de sus sueños al conocer a Jermain Defoe.

Pero meses después, Jermain fue a verlo al hospital. El menor enloqueció de felicidad y le pidió a su ídolo que se quedara con él. Defoe no lo penso y aceptó. El niño se durmió plácidamente en sus brazos. La señora Lowery, bromeando, le dijo: “ahora te tocará quedarte toda la noche”. Y así fue.

Me siento una persona bendecida, tengo la posibilidad de hacer feliz a alguien y esto me hace realmente feliz, sobre todo porque se trata de un niño en dificultad”, comentó Defoe.

Seguramente lo más normal era hacer una donación de dinero, comprarle juguetes, pero su corazón le dijo que valía más su tiempo y afecto.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: