Salsa de tomate asado con orégano | Impacto!

Salsa de tomate asado con orégano

Salsa de tomate asado con orégano

Una excelente opción para mantener en la refrigeradora.

Esta deliciosa salsa es ideal para múltiples usos.

INGREDIENTES:
Porciones: 10
2 cucharadas de pasta de tomate
1/2 taza de aceite de oliva o canola
2 cucharadas de vinagre de vino blanco
1/4 cucharadita de ají finamente picado
1 1/2 cucharada de orégano fresco
4 libras de tomate bien rojo
1 cebolla cabezona pequeña cortada en pedazos medianos
2 dientes de ajo pelados
1/4 cucharadita de azúcar
Sal

PREPARACIÓN:
Calienta el horno a 375ºF

1. En el vaso de la licuadora pon la pasta de tomate, aceite, vinagre, las hojuelas de pimentón y sal al gusto. Licúa hasta obtener una mezcla homogénea.

2. Con un cuchillo pequeño corta una cruz en un extremo del tomate.

3. Pon una parrilla o rejilla sobre una lata de hornear. Coloca encima los tomates, el ajo y los pedazos de cebolla. Baña los vegetales con la marinada. Esparce sobre los vegetales el orégano. Hornea por 45 minutos. Los tomates deben quedar totalmente cocinados.

4. En el procesador pon la cebolla y el ajo. Procesa hasta lograr un puré.  Añade los tomates con los líquidos que soltaron. Procesa de nuevo hasta tener una salsa suave.

5. Vierte en una vasija y agrega azúcar, y más sal, si es necesario. Se puede conservar hasta por 2 días en refrigeración.

LAS HIERBAS EN LA COCINA
Son el perfume de la cocina y la manera de despertar los sentidos. Con ellas imprimes carácter y sabor a todas tus preparaciones.

Algunas combinaciones de hierbas con el ingrediente principal identifican a los países donde se originan los platos, ese es el caso de las guascas con el ajiaco en Colombia, la menta con el cordero en Inglaterra, el pollo con estragón en Francia y la albahaca con el pesto en Italia.

Ahora hay la disponibilidad de diferentes tipos de hierbas de países lejanos que nos permite descubrir nuevos aromas y crear nuevas preparaciones. Algunas hierbas desarrollan su sabor durante la cocción.

Es el caso del laurel, orégano y tomillo. Otras se deben agregar al final de la cocción para conservar mejor su sabor, como el perejil, cilantro y albahaca.

Tal vez te interese leer…

Un viaje gastronómico inspirado en recetas del pasado con ingredientes del verano

COMENTARIOS