¿Porqué cambia la vida sexual en el matrimonio? | Impacto!

¿Porqué cambia la vida sexual en el matrimonio?

¿Porqué cambia la vida sexual en el matrimonio?

Aquí las razones más frecuentes, pero tranquilos… tiene solución.

Desde que dijeron “sí quiero”, ¿han comenzado a utilizar la cama solo para dormir o como cine improvisado con su pareja? Aquí, las causas y soluciones.

Es una realidad muy común, así que no se torturen ni se sientan raros. Una reciente encuesta realizada por la web ‘Cosmopolitan’, muestra que esto ocurre incluso en parejas jóvenes.

Tras analizar las respuestas de 1.162 encuestados de edades entre 20 y 29 años, el estudio encontró que el 62% de los hombres y el 47% de las mujeres deseaban tener más sexo. También revelaron que muchas parejas tenían menos sexo después de casarse que antes de llegar al altar.

El 24% afirmó que antes de jurar amor enterno tenía cuatro o más metidas bajo las sábanas por semana; tras dar el sí, solo el 9% logra mantener la cifra. Lo curioso del caso es que ocurre lo contrario en parejas que no tenían tanto sexo antes del altar: el 14% de los encuestados dijeron que lo hacían solo una vez a la semana y aumentaron de veces después de la boda.

Pero esto no significa que no deban casarse. Investigaciones recientes, como la hecha por el ‘Institute of Family Studies’, han demostrado que los hombres casados ​​viven más tiempo, ganan más dinero y pueden tener mejores relaciones sexuales que sus pares solteros.

Si, por el contrario, ustedes hacen parte del grupo de los casados y tienen quejas en la frecuencia de sus relaciones sexuales, aquí mencionaremos algunas de las posibles causas que pueden haberlo provocado y algunas soluciones:

¿PORQUÉ LOS CASADOS HACEN EL AMOR POCO?

Puede ser aburrimiento o cansancio, pero estas dificultades son comunes y la mayoría de las parejas pasa por ellas. Ser honesto y estar dispuesto a reavivar la llama ayudará a encontrar soluciones.

Cansancio diario: el agotamiento es a menudo una tapadera para la pereza. Si sacan tiempo para ver Netflix o para meterse a las redes sociales, sin duda pueden dejar 30 minutos diarios para tener sexo.

Pérdida de la magia: lo malo es que no aparezcan las ganas, eso que hace tener una conexión emocional. Hay una manera fácil de forjar y hacer crecer esa conexión emocional: mirar a su pareja a los ojos durante el acto sexual. Decir el nombre de su pareja mejora la intimidad ya que nuestro nombre está incrustado en nuestro cerebro, y lo asociamos a la cercanía y a la confianza, por lo que, evocar este sentimiento en la cama puede producir un vínculo más profundo entre ambos.

Paternidad: el embarazo, la cuarentena, los hijos… son factores que no despiertan la pasión sexual. No es fácil arreglarlo, pero la pareja debe estar por delante de la relación con los hijos. Al fin y al cabo, del bienestar de la pareja depende el bienestar de la familia, pero hay que reservar espacios para disfrutar de la pareja sin estar pensando en ellos. Busquen ayuda en los abuelos, niñeras, campamentos, actividades extra escolares, etc.

Falta de interés: en algunos matrimonios el sexo desaparece por completo. No solo se evita la cama, también las muestras de afecto y cariño. Este es el problema sexual más difícil de solucionar. Si ninguno tiene interés por hacer el amor con su pareja, no van a tener interés por arreglar el problema. Si esta situación se prolonga en el tiempo y ninguno pone de su parte, solo queda el divorcio.

Tal vez te interese leer…

Lo que sienten los hombres cuando ellas dicen “no” a la cama

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: