Niño llega a clase con el pelo congelado por caminar una hora a -9°C – Impacto!

Niño llega a clase con el pelo congelado por caminar una hora a -9°C

Niño llega a clase con el pelo congelado por caminar una hora a -9°C

La imagen de Wang Fuman, de ocho años, ha recorrido el mundo en cuestión de horas.

Sus mejillas hinchadas y su cabello blanco reabrieron el debate sobre los “niños abandonados” de China.

Casi cinco kilómetros debe caminar Wang Fuman todos los días para llegar a su colegio. En invierno, las temperaturas de la localidad de Zhaotong, al sur de China, pueden llegar a los nueve grados centígrados bajo cero. A pesar de esto, Wang nunca falta a clase.

Recientemente, una imagen en la que aparece el niño con su pelo congelado y sus mejillas rojas se ha vuelto viral. Uno de sus maestros fue quien decidió tomar la foto, que evidencia las circunstancias por las que pasa Wang durante cada travesía hacia su escuela.

Wang vive en una zona rural que queda a más de una hora a pie del centro de Zhaotng, ciudad agrícola que se caracteriza por ser una de las más pobres de China. Para llegar a clase, el niño debe salir temprano de su casa, hecha de paja y barro, y atravesar un camino montañoso a temperaturas extremas, así lo informó el diario español El País.

Este medio reveló que, detrás de la imagen del niño con el pelo congelado, que puede causar ternura y risa, hay una triste historia. El menor fue abandonado por su madre y hace meses que no ve a su padre, por lo que vive con su abuela y una hermana mayor. Wang, entonces, forma parte de los llamados “niños abandonados” de China, quienes crecen lejos de la presencia de sus padres porque, por distintas razones, ellos se han ido del hogar.

La BBC informó que cerca de 61 millones de niños chinos se encuentran en esta situación, lo que representa hasta el 80% de los alumnos de las escuelas en el país.

La causa más común de esta situación es que los adultos migran de las zonas rurales hacia las grandes urbes para trabajar en fábricas como mano de obra. Sin embargo, muchos de los niños no son recibidos en los colegios y, por lo tanto, deben quedarse estudiando en su lugar de origen.

La foto del rostro de Wang no es la única que ha circulado en redes sociales. Una imagen en la que aparecen sus manos arrugadas, entumecidas y casi moradas también habla de sus precarias circunstancias, pues no cuenta con un abrigo o guantes que lo protejan del frío.

Las autoridades de la provincia comenzaron una campaña para recoger dotaciones de ropa de invierno y alimentos para donar a los niños de la zona que viven lo mismo que Wang.

Tal vez le interese leer…

Astronauta creció 9 centímetros en el espacio

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: