Narcocultivos en Colombia, el insospechado destino de migrantes venezolanos | Impacto!

Narcocultivos en Colombia, el insospechado destino de migrantes venezolanos

Narcocultivos en Colombia, el insospechado destino de migrantes venezolanos

Crisis en Venezuela

Con los primeros arbustos las manos se ampollan y parecen latir de la hinchazón, pero lo peor, es cuando la piel revienta en sangre. Y entonces los venezolanos maldicen, porque ninguno imaginó que huiría de la crisis para recolectar hoja de coca en Colombia.

Dejaron de ser obreros, taxistas, pescadores o vendedores en su país para recolectar la hoja que sirve para fabricar cocaína, una actividad ilegal de la que apenas habían oído hablar y que los desgarra física y moralmente.

Pero el problema comienza con las manos, dice Eduar. Hace dos años que este joven de 23 años, padre de dos bebés, migró de Guárico, en los llanos venezolanos, donde trabajó como mototaxista hasta que la hiperinflación devoró los últimos billetes que “guardaba en un pote”.

Del centro de Venezuela viajó por tierra hasta la región limítrofe de Catatumbo, donde en principio se ganó la vida como albañil.

Un trabajo que resultó menos agotador y doloroso que las diez horas que pasa a diario entre plantaciones de coca, siempre bajo el sol o la lluvia.

Pero el “problema son las manos”, repite Eduar. Y se quita las tiras de tela roja que hacen las veces de guantes y exhibe las palmas y dedos encallecidos. “Cuando empiezas a agarrar la mata es que te sangran [las ampollas]. A eso tú le tienes miedo y no quieres volver”, dice.

Eduar, quien pide ser llamado así para evitarse problemas cuando vuelva a Venezuela, se descalza y se mete a raspar coca en calcetines raídos. No soporta el calor en los pies. Suda a mares y lleva un sombrero alón de fique que le da un aire de espantapájaros en medio de los plantíos verdes.

Como ‘raspachín’ gana por semana hasta el equivalente a 144 dólares, tres veces más que lo que recibía en la construcción. Como la mayoría de los inmigrantes, deja una mínima parte para sobrevivir y el resto lo envía a Venezuela.

Cientos de ellos sobreviven gracias a los narcocultivos y bajo las estrictas normas de comportamiento que rigen en los territorios cocaleros de la frontera.

– Culpa y más dolor –

Por décadas solo los colombianos migraban internamente hacia el Catatumbo, pero desde 2016 están llegando venezolanos de la diáspora.

Pese a que es una zona prácticamente militarizada, grupos armados ejercen influencia y se disputan el control de los narcocultivos. Hasta 2017 Catatumbo concentraba el 16,5% del total de las siembras ilegales en Colombia, el mayor proveedor mundial de cocaína.

También por esta región petrolera y con grandes yacimientos de carbón han corrido ríos de sangre por el conflicto armado.

Ni Eduar ni los demás lo sabían antes de venir.

Naikelly Delgado, de 36 años y exobrera de una petroquímica, también huyó de una Venezuela en picada, gobernada por el chavismo hace 20 años y donde también escasean la comida y las medicinas.

Ella y su hermana llegaron un viernes de 2016 a Pacelli, un corregimiento o poblado del Catatumbo.

Dos días después Naikelly iba camino hacia una finca donde se emplearía como cocinera, pero terminó yéndose a los plantíos para ganar más dinero. Cuando terminó la primera jornada no podía ni lavar su ropa.

Las manos “se le llenan a uno de hongos; a uno la piel se le destiñe, se le brota” y no sabe si es por la hoja o por el veneno, dice. Además, pensaba que “estaba contribuyendo con hacer el mal” y pedía perdón a Dios.

– Odio –

A comienzos de 2017 el turno fue para Endy Fernández, de 36 años. Vendió lácteos y trabajó como albañil en el estado Zulia antes de tomar carretera, cruzar la frontera y caminar 16 horas hasta Pacelli.

“No sabía ni cómo era una mata, ni de qué color era, ni qué tamaño tenía”, sostiene. Trepó hasta lo alto de una montaña y allí, con “la lengua fuera” por el cansancio, recibió la dotación: un saco abierto con un aro para que metiera las hojas y jirones multicolores para los dedos.

Veterinario colombiano condenado por implantar heroína a cachorros para traficar droga

COMENTARIOS