Mujer: explora el conocimiento y el campo de la ciencia | Impacto!

Mujer: explora el conocimiento y el campo de la ciencia

Mujer: explora el conocimiento y el campo de la ciencia

La falta de mujeres es notable en muchas disciplinas, pero los números se reducen cuando se trata de las ciencias.

Desde Hypatia, de Alejandría, pasando por Sophie Germain, Caroline Herschel, Laura Bassi, Marie Curie, Emmy Noether, Maria Goeppert Mayer, Sally Ride, e ilustres guatemaltecas como María Eugenia Cabrera, Beatriz Cosenza, Marie Andre Destarac, Kristhell López…, ¿qué tienen todas ellas en común?

Determinación, valentía, perseverancia, deleite por el conocimiento y la ciencia, y sobre todo, confianza en ellas mismas. Son mujeres con una vida de lucha para poder estudiar y hacer ciencia, son quienes nos abrieron la brecha para que pudiésemos estudiar ciencias puras.

Seguramente en el pasado, las mujeres no encontraron un camino fácil para estudiar y hacer ciencia, pero ¿qué tanto ha cambiado la situación en el presente?, ¿qué tan malo es?, ¿por qué hay que modificar el entorno?

Una de las razones es que no se utiliza el potencial humano disponible para la ciencia. La participación de los hombres y las mujeres en la ciencia es diferente, dado a las perspectivas que cada uno puede aportar.

La falta de mujeres es notable en muchas disciplinas, pero los números se reducen cuando se trata de las ciencias, en especial en la Física y las Matemáticas. En el mundo, el 30% de los investigadores científicos son mujeres, aunque en Guatemala el porcentaje es menor.

Apenas tenemos apoyo para la ciencia en Guatemala, pero eso está cambiando gracias a los esfuerzos de quienes tuvieron que salir del país para formarse y abrir la brecha para los estudiantes que queríamos ser científicos. Ahora tenemos la Escuela No Facultativa de Ciencias Físicas y Matemáticas, de la Universidad de San Carlos de Guatemala, un nuevo espacio para la academia e investigación.

Pero otro factor en contra es la actitud de la sociedad, no siempre es favorable cuando una mujer decide realizar una carrera científica, porque aparecen los estereotipos, los descalificadores: “no somos capaces”, “que las carreras científicas no son para mujeres”, “el trabajo de las mujeres científicas no es confiable”; los desmotivadores: “la carrera es muy pesada”, “no vas a tener vida social”, “la ciencia no te da de comer, menos si sós mujer”, o “¿de qué vas a trabajar?; y los sentimentales: “así ningún hombre te va a querer”, “A los hombre no les gustan las inteligentes”.

Pensamientos retrógrados que nos llevan a ser objetos de misoginia, desprestigio, falta de confianza, acoso, que son situaciones que a la larga nos afectan.

Para mejorar este escenario, no se trata de solamente de enfrentarlo este 8 de Marzo, o el 11 de febrero, Día Internacional de las Mujeres y Niñas en Ciencia, o en las conferencias y foros de mujeres. Es una tarea de todos los días y para ello es esencial contar con la figura y apoyo de un mentor.

Tal vez muchas chicas no tuvieron quien las guiara para estudiar ciencia y estén actualmente en otro campo. Por eso, desde esta tribuna, hacemos un llamado para hacer conciencia con la familia, colegas, amigos, novios, futuros esposos, futura familia política, de que es posible lograr un balance entre una carrera científica y la vida familiar, es una opción viable.

En cada país hay mujeres que crean y hacen historia desde el campo científico. Ellas son agentes de cambio. Por las luchadoras anónimas, las que conocemos, las que vendrán, por todas las mujeres en ciencia: ¡Salud!

 

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: