Los peores momentos para un encuentro apasionado | Impacto!

Los peores momentos para un encuentro apasionado

Los peores momentos para un encuentro apasionado

Así la sexualidad sea una función tan importante como la de respirar, debemos saber cuando si y cuando no.

Para ir a la cama solo faltan las ganas y con quién hacerlo. Sin embargo, hay excepciones.

Para tener un encuentro hot se necesitan solo dos cosas: tener ganas y con quién hacerlo. No importan ni el sitio ni la hora. La sexualidad es una función tan importante como la de respirar. Sin embargo, varios analistas de las buenas encamadas, tiene sus excepciones, aquellas que catalogan como los peores momentos para el `aquello´:

Luego de una comida abundante
Es preferible abstenerse porque, supuestamente, el sueño, la pesadez y hasta los movimientos gástricos pueden sacar en estampida aquello que se llame disfrute. Así que lo mejor es darle un tiempo prudencial a la llenura, para que haga su normal digestión y no interfiera.

Cuando hemos tenido una exposición exagerada al sol
Porque las quemaduras que esto provoca son una tortura que impide cualquier roce. Y como se sabe, el sexo es una tarea de contacto directo, que además produce sudor y aumento de otras secreciones, que sobre una piel lesionada no son para nada amigables.

Nada de sexo después de una discusión fuerte
No nos referimos a los conflictos con la pareja, pues se sabe que las reconciliaciones a punta de sexo son las mejores, sino de las peleas con otras personas, de los desacuerdos en el trabajo y de los disgustos grandes con los vecinos y hasta con los propios hijos. Todo porque los neurotransmisores y sustancias que se liberan, durante una rabia, diluyen los que produce una faena sexual y el resultado puede muy amargo.

Si la mente está inundada de problemas serios
Aunque el sexo es un buen relajante, lo cierto es que ante la presencia de angustia, de estrés excesivo o de factores que impiden la concentración, los resultados no son del todo buenos. Relájese primero.

Tal vez le interese leer…

Comportamientos que matan la pasión

COMENTARIOS