Los exjefes del fútbol brasileño a los que no llegó el FBI | Impacto!

Los exjefes del fútbol brasileño a los que no llegó el FBI

Los exjefes del fútbol brasileño a los que no llegó el FBI

Fútbol, escándalo y corrupción

Eran los tiempos en los que estos ahora septuagenarios paseaban en yates junto a exuberantes modelos, portadas de la revista 'Sexy' o 'Playboy'.

Cuando Marco Polo Del Nero supo que habían detenido a su predecesor al frente del fútbol brasileño, abandonó el hotel de Zúrich donde se alojaban y tomó el primer avión hacia Rio de Janeiro. No podía esperar. La cúpula de la FIFA se derrumbaba y Suiza ya no era terreno seguro.

Llegó a tiempo y en estos tres años ha visto en libertad cómo caían viejos amigos, incluido el propio José María Marín, condenado el miércoles a cuatro años de prisión en Estados Unidos por aceptar 6,6 millones de dólares en sobornos.

Aunque el jurado estimó que se los repartían, a Del Nero le ampara la legislación de su país, que solo extradita a sus ciudadanos en casos de narcotráfico. El mismo paraguas que protege a Ricardo Teixeira, quien fue durante 23 años el todopoderoso presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Estados Unidos les reclamó, pero cuando les acusó formalmente -en diciembre de 2015- ambos ya estaban en sus residencias de Rio. Como ellos, sus propiedades sobrevivieron al desenfreno de aquellos años dorados en los que, según las investigaciones, multiplicaron sus patrimonios con las coimas recibidas por la venta de derechos televisivos de la Copa América o la Libertadores.

Eran los tiempos en los que estos ahora septuagenarios paseaban en yates junto a exuberantes modelos, portadas de la revista ‘Sexy’ o ‘Playboy’.

La redada policial de Zúrich acabó con los lujos al sol y con la posibilidad de viajar sin ser detenidos, pero no con las comodidades de quienes manejaron durante casi tres décadas el fútbol más famoso del mundo.

“Ahora evitan mostrarse, pero no perdieron en absoluto el nivel de vida que tenían. Continúan disfrutándolo”, aseguró a la AFP el periodista brasileño Juca Kfouri, quien lleva años denunciando sus excesos.

– “Promiscuidad” –

El terremoto encontró ya retirado a Teixeira, tres años después de su abrupta salida de la CBF, asediado por los escándalos y lejos de la protección de su exsuegro, el influyente expresidente de la FIFA Joao Havelange.

Su puesto lo ocupó entonces Marín, antes de la asunción de Del Nero en 2015. Y ni siquiera el arresto de su predecesor impidió a este poderoso abogado paulista seguir en el cargo hasta diciembre, cuando la FIFA le suspendió primero temporalmente y luego de por vida.

Poco importaba el asedio de Estados Unidos, que su estrecho colaborador -ahora con 86 años- estuviera en prisión o que una Comisión del Senado, presidida por un beligerante

Sindicato de futbolistas españoles dispuesto a ir a huelga por partidos en EEUU

COMENTARIOS