Guía para conservar quesos | Impacto!

Guía para conservar quesos

Guía para conservar quesos

Aprende la manera correcta de conservarlos en tu nevera.

No solo debemos tener claro cuántas clases de quesos existen y para qué receta sirve cada uno, si no sabemos cuál es el debido proceso de almacenamiento, echaremos a perder su frescura disminuyendo su vida útil y así, terminarán en el bote de basura.

Existen muchas variedades de quesos, desde los gourmets hasta los de menor calidad. No importa cuál esté en tu nevera, lo importante es que tus quesos se conserven frescos el tiempo que más sea posible para alargar así su vida útil.

Para hacer esto posible:

No los envuelvas en papel plástico. Es la peor manera de almacenarlo, el plástico no es recomendable ya que no es un material poroso y el queso necesita un poco de aire. También hará que pierda su sabor y su textura cambiará después de unos días.

Mejor con papel de cera. Sustituye el plástico en el que viene empacado tu queso por papel de cera, una vez envuelto, colócalo en una bolsa de plástico estilo ziploc. El papel crea una barrera entre el queso y el plástico. Si está en rodajas, puedes envolver las rodajas en papel y volver a poner en la bolsa original cerrada.

Para quesos blandos. Quesos como la mozzarella, la ricota, el brie o el camembert, son quesos que pueden estropearse rápidamente si no tienen conservantes añadidos. Lo ideal es que se mantengan sellados en sus envases originales.

Comprar poco. Aunque signifique comprar más a menudo, valdrá la pena porque renovarás con frecuencia tu queso. Según expertos, lo ideal es comprar tanto queso como se pueda consumir en una o dos comidas.

Un lugar específico. Si tu refrigerador no tiene un compartimiento especial para quesos, tu mejor aliado es el cajón de las verduras. La temperatura ideal para mantener el queso es entre 1° y 7° C. Si los congelas, la textura se degradará, por lo que el mejor lugar para almacenar el queso es lo más lejos del congelador como sea posible.

Báñalos con aceite. Frota las caras cortadas del queso con una ligera capa de aceite de oliva; luego guárdalo en un recipiente con tapa hermética en el refrigerador. Con esto evitarás que le salga moho, y si sale lo hará sobre el aceite. Solo tendrás que limpiarlo con una toalla de papel.

Con respecto al moho… Recuerda que el moho es algo normal de los quesos de pasta dura como el -parmesano o pecorino-, y en los semiduros como el -emmental o el gruyere-. Pero, si aparece moho en los quesos blandos como el -brie-, el -camembert- o la -mozzarella-, no es 100% seguro comerlos.

Tal vez te interese leer…

Cómo organizar los alimentos en la refrigeradora

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: