Guatemaltecos fabrican mascarillas para personas con discapacidad auditiva | Impacto!

Guatemaltecos fabrican mascarillas para personas con discapacidad auditiva

Guatemaltecos fabrican mascarillas para personas con discapacidad auditiva

Coronavirus

Una asociación no lucrativa guatemalteca abrió una ventana inclusiva para que las personas con discapacidad auditiva puedan comunicarse sin obstáculos durante la pandemia de coronavirus, que ha obligado a los habitantes del país centroamericano a utilizar mascarillas en la vía pública.

Se trata de Círculo, una entidad que surgió hace cuatro años con el objetivo de solucionar algunas de las barreras físicas y psicológicas que la comunidad con discapacidad enfrenta, con terapia educacional y recreativa, fisioterapia, apoyo psicológico y elaboración de productos útiles con residuos sólidos.

Luego de transcurrido un mes de que las autoridades detectaran el primer caso de COVID-19 en el país, el pasado 13 de marzo, el Gobierno de Guatemala definió como obligatorio el uso de la mascarilla en todo el país bajo la advertencia de una cuantiosa multa -de entre 1.000 y 20.000 dólares para quien no la use-.

En mayo, el director de la Asociación Círculo, Luis Aguilar, un ingeniero en sistemas de 43 años de edad, se percató de que el uso de las mascarillas imposibilitaba la comunicación inclusiva con personas con discapacidad auditiva por su necesidad de leer labios de sus interlocutores.

“Los que debemos usar las mascarillas somos todos, pues el beneficiario es la persona sorda. Yo no sé en qué momento hablaré con alguien sordo”, describió a la Agencia EFE en la sede del taller de Círculo en la colonial ciudad de Antigua Guatemala, a 40 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca.

Aguilar agregó que otros grupos se han acercado al proyecto física o virtualmente a preguntar por las mascarillas, como algunos maestros o familiares de niños con síndrome de Down, que “han dicho que se debe mantener el vínculo expresivo, mantener la interacción emocional y por eso son importantes estas mascarillas que tienen un plástico especial que no se empaña en el área de la boca”.

MATERIAL SECRETO

Las mascarillas inclusivas fueron ideadas por el equipo interdisciplinario de siete personas dentro de la asociación y creadas por dos jóvenes diseñadoras, Dulce Vásquez y Alejandra Arenales, de 18 y 19 años de edad, respectivamente.

Consta de dos capas (una frontal y otra interna) de tela de algodón y una interna de polipropileno, que es “el mismo material utilizado por los médicos en sus batas y equipos de protección”, subrayó Luis Aguilar, quien agregó que el plástico de la ventana que permite visualizar la boca “es un secreto industrial, para evitar desabastecimiento”.

Desde el 25 de mayo, cuando las pruebas y los primeros 13 prototipos dieron pie al decimocuarto modelo final, Círculo sacó a la venta estas mascarillas económicas (cada una, a menos de 4 dólares) y ha producido, en poco casi tres semanas, 650 tapabocas.

Además, la asociación se alió con el Comité Pro Ciegos y Sordos de Guatemala y le proveyó mascarillas inclusivas para su distribución y, así, “visibilizar a la población”. Aunque, como esgrime Aguilar, “no tendríamos por qué estar haciendo estos productos en Círculo, si el Estado se encargara de toda la población”.

Esta crisis de la COVID-19 “ha traído para esta población un grave problema: no poder comunicarse, no entender al cliente si trabaja en un supermercado, no poder hacer una videollamada y saber lo que la otra persona al otro lado del teléfono está diciendo”, subrayó la organización en un mensaje en sus redes sociales.

En Guatemala, se calcula que habitan al menos 240.000 personas con discapacidad auditiva y más del 95 por ciento de estas leen los labios para entender qué les están diciendo.

Desde el primer caso de coronavirus el 13 de marzo, Guatemala ha contabilizado 8.982 contagios y 351 fallecidos. EFE

COMENTARIOS