Graban a un niño que va a una tienda para poder hacer sus deberes con una tablet | Impacto!

Graban a un niño que va a una tienda para poder hacer sus deberes con una tablet

Graban a un niño que va a una tienda para poder hacer sus deberes con una tablet

Luiz Carlos Rodríguez estaba trabajando en una tienda de electrónica de Recife, en el este de Brasil, cuando vio entrar a un niño en el establecimient

Luiz Carlos Rodríguez estaba trabajando en una tienda de electrónica de Recife, en el este de Brasil, cuando vio entrar a un niño en el establecimiento. El menor se fue directo hacia la zona de las tablets, sacó un cuaderno y se puso a trabajar. Estuvo navegando por internet en busca de la información que necesitaba y, cuando terminó, se marchó sin molestar a nadie.

Luiz Carlos grabó el momento y lo ha subido a su cuenta de Instagram con este mensaje: “Llegó avergonzado para hacer trabajos de geografía en la tablet de la tienda, porque no tiene equipo ni acceso a internet en casa; un hermoso ejemplo para aquellos que quieren ser alguien en la vida…”.

El vídeo se ha vuelto viral y ya ha sido visto más de 350.000 veces. La mayoría de las personas alaban la determinación del pequeño, incluso han dado ideas para crear un grupo de crowdfunding y conseguir fondos que le ayuden a poderse comprar lo que necesita para poder estudiar.

 

No es el único caso

Las personas que han compartido el vídeo hacen hincapié en las ganas que el niño tiene de ser alguien el día de mañana: unos le felicitan y le animan a que siga adelante luchando en su día a día; otros le auguran un futuro brillante en su vida; incluso hay quien carga contra los políticos brasileños por permitir que tantos niños malvivan en el país por la falta de recursos.

Este joven de Recife no es el único que se ha vuelto viral por tratar de hacer sus deberes, sin importarle las circunstancias adversas en las que vive. Hace algunos meses conocíamos la historia de un niño peruano que aprovechaba la única farola que había en su calle para poder hacer los trabajos del colegio, ya que en su casa no había luz.

Un empresario árabe que se enteró de su situación decidió volar hasta Perú para conocerle: además de construirle una casa nueva, ayudó a su madre a montar un negocio y sufragó los gastos de reparación del colegio al que acudía el menor. Una historia con final feliz gracias al esfuerzo de los más pequeños.

Tomado de Agencia 

COMENTARIOS