El país donde bailar en público es un riesgo para las mujeres | Impacto!

El país donde bailar en público es un riesgo para las mujeres

El país donde bailar en público es un riesgo para las mujeres

Según la constitución de Irán, bailar frente a los demás se puede interpretar como un acto indecoroso y castigable.

El uso de las plataformas sociales en Internet para "difundir e incitar a la indecencia" también se considera un crimen.

Más de una usuaria de redes sociales ha sido arrestada en el país islámico después de publicar videos bailando sin el obligado velo o hiyab.

Maedeh Hojabri, una joven iraní estrella de Instagram, fue la última en ser arrestada la pasada semana. Su caso generó una ola de apoyo de sus seguidores a través del hashtag #dancing_isn’t_a_crime (bailar no es un crimen).

Irán impone estrictas reglas sobre la vestimenta de las mujeres y su comportamiento en público, que incluye la restricción de bailar con hombres a no ser que estén acompañadas de familiares cercanos.

Feranak Amidi, periodista iraní de la BBC especializada en temas de la mujer, recuerda cómo vivió las ocasiones en las que decidió salir a bailar durante su juventud en el país. Su desafío a las “reglas no escritas” le costó incluso acabar en la cárcel.

Crecí en Irán en los años 80, durante un período que significó fuertes cambios para muchos después de la Revolución Islámica en 1979.

Estos fueron los años en que la policía moral tomó las calles y la música, los labiales, la pintura de uñas e incluso la ropa colorida, que fueron prohibidas.

Fue también la época de la guerra entre Irak e Irán, que duró desde 1980 hasta 1988, y que ocasionó que la comida fuera racionada y la electricidad se cortara con frecuencia.

Pero incluso durante esos oscuros días, recuerdo bailar con mis amigos al ritmo de la música que comprábamos a los vendedores ilegales de casetes.

Ellos eran nuestra única ventana hacia el mundo exterior. Ponían a nuestro alcance a las estrellas de la música pop iraní que habían huido del país después de la revolución y se habían establecido en Los Ángeles.

Gracias a estos vendedores, conocimos las canciones de Michael Jackson y nos mantuvimos al tanto de modas como el break-dancing y grupos como Wham!.

Prohibido “incitar a la indecencia”

El baile en sí mismo no ha sido definido como un crimen en el código penal iraní, pero la ley es bastante vaga al respecto.

Según la constitución de Irán, cometer un acto “indecente” en público se considera un crimen. Así que bailar frente a los demás se puede interpretar como un acto indecoroso y castigable.

Se puede bailar encima de un escenario en Irán, pero solo si eres hombre.

El uso de las plataformas sociales en Internet para “difundir e incitar a la indecencia” también se considera un crimen en el código penal iraní.

A falta de clubes y bares, las fiestas privadas son la única oportunidad de la gente para bailar y socializar libremente en el país. Sin embargo, técnicamente esas fiestas van contra la ley.

Las fiestas “alternativas” comenzaron inmediatamente después de la revolución y no hubo fuerza que las pudiera detener.

Muchas siguen siendo fiestas familiares o bodas, pero cada vez se celebran con más frecuencia en distintas ciudades para que los jóvenes puedan tener la oportunidad de juntarse a tomar un trago, escuchar música y bailar.

Tal vez te interese leer…

Las mujeres que usaron barbas falsas para entrar a partido de fútbol

COMENTARIOS