El debate del sexo con robots llega al Parlamento Europeo

Un café que nó solo ofrece capuchinos…