El crucero del sexo: la experiencia de compartir con más de 2 mil swingers | Impacto!

El crucero del sexo: la experiencia de compartir con más de 2 mil swingers

El crucero del sexo: la experiencia de compartir con más de 2 mil swingers

Todos los años zarpan dos buques que recorren destinos de Europa y América.

Casi todo está permitido, excepto una cosa.

Para embarcarse en el crucero de sexo hacen falta, básicamente, dos condiciones: ser swinger y tener dinero. Una travesía de ocho días en este barco en el que todo -o casi todo- está permitido ronda los 7.500 dólares.

Los “Couple Cruises” comenzaron en 2004 y desde entonces encontraron cada vez más público ávido de probar nuevas experiencias en altamar. Cada año zarpan dos buques con más de 2000 pasajeros: el último, en junio de este año, navegó los mares de Alaska, y el próximo -agosto de 2019 – remontará el río Danubio, deteniéndose en Viena, Bratislava y Budapest.

Los cruceros cuentan con toda la parafernalia de este tipo de propuestas: restaurante de alta gama, shows, fiestas temáticas y “meet & greets” para conocer a parejas que compartan intereses. Pero, obviamente, el diferencial es lo que tiene con el sexo en libertad: hay “salas de juego” con diferentes ambientaciones a los que se entra ligero de ropas, talleres y seminarios alusivos (de bondage y sadomasoquismo, por ejemplo) o sectores de la cubierta apto nudistas.

Eso sí, también hay unas -pocas- reglas. La principal: no se puede tener sexo en público.

Creemos que el lugar para las actividades sexuales está a puertas cerradas. Así que, por favor, diviértase y si quiere dar un paso más vaya a los camarotes o diríjase a las áreas de juego privadas designadas a bordo del barco“, explican en la web y agregan que la restricción también tiene que ver con tema “higiénicos” y de “buen gusto“.

Nuestros cruceros excitan a la gente. Muchas parejas me confiesan cómo la experiencia reavivó su pasión y cómo mantuvieron más relaciones en nuestro crucero de lo que habían probado en meses“, afirmó el organizador Bob Hannaford.

Tal vez le interese leer…

La isla colombiana que ofrece sexo, alcohol y drogas por 5,000 dólares

COMENTARIOS