¿Cuánto sexo es "lo normal" en una pareja? | Impacto!

¿Cuánto sexo es “lo normal” en una pareja?

¿Cuánto sexo es “lo normal” en una pareja?

Una pregunta que todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos formulado.

Después de cierto tiempo, probablemente las cosas ya no son como al principio.

Un asunto que puede parecer poco relevante, pero que sí preocupa a muchas parejas es cuánto sexo se debe tener. ¿Cuánto sería “lo normal”? ¿Qué es demasiado? ¿O qué podríamos considerar como poco? Aquí lo aclararemos.

Normalmente, cuando una relación sentimental comienza, la intensidad, tanto emocional como física es muy alta, pues los inicios de una relación siempre son emocionantes, apasionados y llenos de sexo.

Sin embargo, después de cierto tiempo, probablemente las cosas ya no son como al principio y comparas tu vida sexual actual con la que tenías antes.

La sexualidad es algo que nos preocupa a todos al creer que tal vez haya algo malo en nuestra relación.

La primera pregunta más importante cuando esto sucede es cuestionarte quién decide cuál es la cantidad de sexo normal y aceptable que una pareja debería tener.

Y aunque no podemos determinar qué es “mucho” o “poco”, especialistas afirman que la gente miente sobre su vida sexual por miedo a ser juzgados.

Algunas parejas considerarían que hacerlo una vez al mes es más que suficiente, otras lo harán una vez a la semana y para otras hacerlo más de tres veces a la semana es lo ideal.

De modo que si comparas tu frecuencia sexual con la de alguien que tiene sexo 7 veces a la semana quizá la tuya te parezca poco.

De acuerdo a un estudio del Instituto Kinsey, las personas entre 19 y 29 años tienen un promedio de 112 encuentros sexuales por año, es decir, unas dos veces por semana.

Las personas de 29 a 39 años tienen relaciones sexuales 86 veces al año, lo que representa de una a seis veces a la semana. Mientras que las personas entre 39 y 49 años, 69 veces anualmente.

Según Glamour, tener relaciones sexuales una vez a la semana es suficiente para mantener una vida sexual plena.

Hay parejas que pasan por rachas mucho más activas en las que sus relaciones sexuales son casi diarias y otras en las que tal vez pasen meses sin tocarse.

Por lo que, la cantidad de sexo ideal no se define por lo que la sociedad, tus amigos u otras parejas crean que es adecuado, sino por lo que a ustedes como pareja les funcione y los haga sentir bien y cómodos, de acuerdo con el sitio Trendencias.

A lo largo de nuestras vidas pasamos por diferentes etapas, momentos en lo que estamos mejor y otros en los que no estamos a gusto.

Es decir, vivirás situaciones en las que te sentirás muy sexual y otras en las que el sexo sea en lo último que estés pensando.

Una relación sólida sabe que pasar por estos momentos es totalmente normal, pues las diferentes etapas de nuestra vida, afectará directamente nuestra actividad sexual.

Muchas parejas vivirán momentos en los que los problemas laborales, el hecho de tener un hijo o vivir una situación de duelo hará que se desconcentren durante el sexo.

O, por el contrario, pasarán por fases en las que su deseo sexual aumenta, incluso más que al principio, y ambas fases están bien.

La cantidad adecuada deberá basarse en nuestras circunstancias laborales, de pareja, en cómo nos sintamos o por las situaciones que estamos viviendo.

El número, en este caso, no es tan importante como el que estemos cómodas con la posición en la que nos encontramos.

El hecho de mantener menos relaciones sexuales de las que hemos mantenido en el pasado no tiene por qué ser negativo por sí mismo. No tiene sentido tener sexo únicamente porque creemos que debemos tenerlo porque sí o porque otras personas digan mantener más.

Si tu relación funciona y ambos están cómodos con la situación y no representa un problema, no hay motivos para preocuparte. Es posible que se trate de una etapa y en otro momento de su vida sexual se reactive, o tal vez, ambos se sienten contentos con esa frecuencia, aunque sea diferente a la de las demás personas.

No obstante, hay casos en los que la falta de relaciones sexuales afecta a la relación, puede ser porque uno de los dos quiso aumentar la frecuencia y al otro no le apetece, o bien, porque esta situación los hace sentir inseguros.

En el primer caso, es importante que la pareja hable sobre los motivos por los cuáles no están manteniendo más relaciones sexuales y que la persona que desearía aumentar la frecuencia externe cómo se siente ante la falta de deseo de la otra persona.

Es crucial que ambos estén dispuestos a llegar a un acuerdo en el que se sientan cómodos.

Mientras que, en el segundo de los casos, es fundamental saber por qué no están teniendo una vida sexual activa o conocer cuál es el problema que está afectando su deseo.

La mayoría de las parejas logra resolver este problema una vez identificado y, con ello restablecen su deseo sexual.

Lo único verdaderamente valioso es que la vida sexual que tengan, sea más o menos activa que el resto, los satisfaga y sea la adecuada para ustedes.

Tal vez te interese leer…

Diálogos sexuales que toda pareja debería tener

COMENTARIOS