Crisis política y su impacto en la economía de los guatemaltecos | Impacto!

Crisis política y su impacto en la economía de los guatemaltecos

Crisis política y su impacto en la economía de los guatemaltecos

Guatemala baja en calificación económica por crisis política

Aunque no lo parezca su bolsillo podría resentir las consecuencias de la crisis política que atraviesa el país.

La crisis

Desde el pasado 25 de agosto, el país esta sumergido en una crisis política que parece no tener una solución a corto plazo. La decisión del presidente Jimmy Morales de declarar non grato Iván Velásquez, titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y su fallido intento por expulsarlo del país, colocaron a Guatemala en titulares internacionales, pero no por una buena razón.

Por varios días medios de comunicación extranjeros dieron seguimiento a la creciente tensión entre el mandatario y el comisionado, resaltando sonados casos de corrupción que vinculaban a ex funcionarios de gobierno y que llegaron a tocar al hijo y hermano del presidente de la república.

La incertidumbre creció luego de salir a luz casos de supuesta corrupción que vinculaban directamente a Morales, y que generaron una ola de acontecimientos inesperados que incluyeron la destitución del canciller y la renuncia de varios ministros y viceministros de gobierno, llegando a poner en jaque al gobierno que fue objeto de varias protestas de rechazo.

Jimmy Morales y la CICIG, aquí un recuento de lo ocurrido

El #PactoDeCorruptos

A las diferencias entre Morales y Velásquez, se sumó la actuación del Congreso de la República, en su fallido intento por aprobar reformas al código penal y así beneficiar al presidente y a secretarios de partidos políticos, vinculados con el delito de financiamiento electoral ilícito.

Las reacciones de rechazo fueron evidentes y generaron protestas, el encierro de los parlamentarios por más de 8 horas en el palacio legislativo y una serie de críticas que trascendieron fronteras y mantuvieron a Guatemala en el ojo del huracán.

Diputados se retractan de reformas al Código Penal

¿Y el impacto a la economía?

La semana pasada la agencia Standar & Poors (S&P), presentó su informe anual de calificación de riesgo para Guatemala, y no es nada alentador, pues según el documento la crisis política mantienen al país sumido en una inestabilidad económica, que podría extenderse hasta por dos años.

Guatemala enfrenta constante incertidumbre y exposición ante situaciones económicas adversas, lo que puede llevar a que tenga una capacidad inadecuada para cumplir con sus compromisos financieros”, afirma literalmente.

La calificación otorgada a Guatemala, ubica al país entre la lista de los menos atrativos para las inversiones extranjeras.

El panorama es adverso pues con la calificación otorgada por S&P (BB-) es un indicativo que nuestro país es vulnerable a cambios económicos. Al menos eso fue lo que establecieron los integrantes de la misión calificadora que visitó el país, el pasado mes de septiembre, justo cuando la crisis se encontraba en su mejor momento.

Según el Banco de Guatemala (Banguat), el riesgo país surge de la posibilidad de que cambios políticos o económicos en una nación afecten de forma negativa el valor de las transacciones comerciales o financieras que entidades extranjeras realicen con dicho país; algunos autores se refieren al riesgo país como sinónimo del riesgo soberano.

Sin embargo, la acepción más común es que el primero incorpora todas las fuentes de incertidumbre que juegan algún rol en las transacciones comerciales y financieras transfronterizas, mientras que el segundo es parte del primero, e implica que un gobierno no puede ser demandado sin su propia autorización y, consecuentemente, los acreedores carecen de medios eficientes para asegurarse que los términos de un contrato puedan ser ejecutados.”

A ello se debe sumar resoluciones judiciales, que ponen en riesgo las inversiones extranjeras, frenando el desarrollo de proyectos industriales fuente de generación de empleos y también de ingresos para el estado, que ha dejado de percibir sumas millonarias por pago de impuestos, debido a la actuación de los entes encargados de impartir justicia.

Cifras del primer semestre de 2017, dan cuenta de más de 190,300 guatemaltecos sin empleo.

En palabras sencillas, la falta de garantías del gobierno para los inversionistas extranjeros desencadenan en falta de empleos, bajos ingresos a las arcas del estado, fuga de capitales entre otros, provocando un estancamiento económico que afecta de forma directa el bolsillo de los guatemaltecos.

Al considerar a Guatemala como un “pais en riesgo” tanto las compañias calificadoras como los gobiernos de países desarrollados, consideran que no es buena idea para sus empresarios invertir su dinero, alejando oportunidades de desarrollo económico, en infraestructura y profesional, además de promover el desempleo ante la ausencia de oportunidades para generar nuevas plazas laborales.

Falta de certeza jurídica aleja la inversión extranjera

En consecuencia las familias guatemaltecas mantienen sus ingresos en el promedio de subsistencia, con lo suficiente para cubrir sus necesidades básicas, pero sin satisfacer espacios de salud, educación y recreación.

Según el informe de Índice de Precios al Consumidor (IPC) presentado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), para el pasado mes de septiembre estos fueron los principales gastos básicos que registraron la mayor alza porcentual mensual: cebolla, otras legumbres y hortalizas, gasolina regular, gasolina superior, con variaciones de 28.74%, 6.23%, 5.82%, 5.69%, respectivamente. Entre otros factores además de la crisis, se deben sumar lluvias y mal estado de carreteras.

Ante la mala calificación de Guatemala, economistas y analistas como Mariano Rayo, coinciden en que  las decisiones poco acertadas, ya empiezan a pasar factura.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: