Concluyó el remozamiento del Arco de Santa Catalina en La Antigua Guatemala | Impacto!

Concluyó el remozamiento del Arco de Santa Catalina en La Antigua Guatemala

Concluyó el remozamiento del Arco de Santa Catalina en La Antigua Guatemala

Emblema de la Ciudad Colonial

Sin duda, la denominada Calle del Arco es una de las vías más concurridas de La Antigua Guatemala y se ha convertido en uno de sus íconos.

Las principales intervenciones realizadas al Arco de Santa Catalina fueron la limpieza y liberación de cableado eléctrico, pintura, impermeabilización, rellenado e inyección de grietas, así como la sustitución de gradas de madera por escaleras de metal en el área del templo. La obra se efectuó con el visto bueno del Consejo Nacional para la Protección de La Antigua Guatemala y se contrataron expertos para su ejecución.

La Antigua Guatemala es uno de los destinos turísticos por excelencia de nuestro país. Es además uno de los tres Patrimonios de la Humanidad de la Unesco. Su conservación, cuidado y puesta en valor es responsabilidad de todos los guatemaltecos”, afirmó el Director General del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), Jorge Mario Chajón, al entregar la obra de remozamiento concluida, a un costo de Q70 mil quetzales.

La Antigua Guatemala es uno de los destinos predilectos para nacionales y extranjeros, con sus incomparables calles empedradas y ancestrales edificaciones, es un escenario en el cual cobran vida esplendorosas tradiciones culturales y religiosas; su historia y belleza son aspectos que le hicieron merecedora de ser declarada “Patrimonio Cultural de la Humanidad” por la UNESCO, en 1979.

Casi todos las personas que visitan La Antigua Guatemala, toman fotos de sus calles, sus iglesias, sus casas, sus ruinas y de los volcanes que la circundan, como leales guardianes. Una de las imágenes más icónicas es el Arco de Santa Catalina, que en 1693 se constituyó en un puente que comunicaba las áreas que eran ocupadas por las monjas del Convento de Santa Catalina Mártir, que tenía un carácter de reclusión.

El mismo fue construido en forma de arco con un corredor cerrado, a través del cual las monjas transitaban sin ser vistas. Posterior a los eventos sísmicos de 1773, el arco cobró relevancia como resultado de las reparaciones que se le hicieron. Entre ellas, la construcción de una pequeña torre, así como la incorporación de un reloj de origen francés Lamy Amp Lacroix. En la actualidad el área ocupada por el convento se ha convertido en un establecimiento de hospedaje.

Una app para conocer Guatemala desde su teléfono móvil

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: