Cómo corregir a un niño mentiroso | Impacto!

Cómo corregir a un niño mentiroso

Cómo corregir a un niño mentiroso

De la actitud que tomes al respecto dependerá que lo puedas resolver con éxito.

Esta es una etapa por la que la mayoría de los niños pasan. No es suficiente con castigarlos igual que por otra circunstancia. La mentira es un caso al que se le debe dar un tratamiento especial.

Algunos especialistas afirman que los niños mienten para compensar sus sentimientos de desigualdad, algunos lo hacen para salir de problemas y evitar tener que cumplir con obligaciones como tareas escolares o del hogar, es decir, para evitar una responsabilidad y otros lamentablemente mienten solo por el placer de poner en problemas a sus hermanos o amigos.

Las mentiras varían dependiendo de la etapa en la que estén. Por ejemplo, los pre escolares inventan historias por su vivida imaginación, los niños mienten para complacer a los adultos y los mayores para resolver un problema antes de tener que enfrentar una responsabilidad.

¿Qué debes hacer?

– Como primera medida: ¡No digas mentiras!, recuerda que los hijos aprenden a través de la imitación, así que vale más el ejemplo que le des.

Cumple lo que prometes: si le dices a tu hijo: “si dices la verdad no te voy a castigar”, y justo después de que él te la dice, lo castigas, eso demuestra que le mentiste y rompiste la confianza que puso en ti.

Hazle ver los efectos negativos que su mentira ocasionó. Explícate la magnitud del problema y todo lo que desencadenó.

Siempre demuéstrale que, pese a sus errores y travesuras, es amado y que, aunque reciba un castigo por sus actos, ese afecto jamás cambiará.

Sé firme y demuéstrale que mentir es inaceptable. No le puedes dejar pasar ni una mentira porque estarás enviando mensajes adversos al niño. Es como si le estuvieras dando permiso para hacerlo.

– Lo más importante: enséñale el valor de la verdad. La desconfianza tras las mentiras implica que en algún momento nadie creerá en sus palabras, la fábula del pastorcito mentiroso es una buena manera de enseñarle.

Tal vez te interese leer…

Los hijos de hoy no quieren obedecer

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: