¿Campaña publicitaria de moda o pornografía soft? | Impacto!

¿Campaña publicitaria de moda o pornografía soft?

¿Campaña publicitaria de moda o pornografía soft?

Si el sexo vende, entonces que sea real.

La marca Eckhaus Latta causó revuelo con su campaña publicitaria de modelos teniendo sexo de verdad.

Es un hecho que el sexo vende. Marcas de alcohol, perfumes, coches, alimentación o moda, recurren constantemente a la provocación sexual para llamar la atención.

En los últimos años, varios estudios han señalado que utilizar el sexo como mecanismo de ventas,  podría necesitar su propio rebranding, ya que esta idea está desgastada, sobreexplotada, faltan ideas porque sobra sexismo.

Tal y como lo escribía Hadley Freeman hace unos años en las páginas de -The Guardian- al hilo de un anuncio polémico: “El sexo vende, pero reducir la moda a la búsqueda de una versión cartoonesca del sexo es contraproducente”.

Quizá por todo eso, el dúo de diseñadores Mike Eckhaus y Zoe Latta ha decidido llevar la idea de “el sexo vende” un paso más allá. Su particular rebranding de esa máxima podría resumirse en una frase: si el sexo vende, que al menos sea real.

La última campaña publicitaria de su marca Eckhaus Latta muestra de forma explícita a parejas —reales, reclutadas a través de un anuncio de Craiglist— en situaciones sexuales reales (no están posando) mientras visten algunas de sus prendas.

Nada de rubias en bikini ni de modelos masculinos luciendo tableta de chocolate. Eckhaus Latta nos muestra la combinatoria de las parejas de hoy, de una manera natural e inclusiva.

Heji Shin, fotógrafa de la campaña, ha explicado a la revista –W- que los diseñadores estaban interesados en explorar “la relación entre moda, publicidad y sexualidad y aún más interesados en producir imágenes abiertas a la interpretación”.

“Tenía que ser auténtico. La idea de simulación nunca se pasó por mi mente”, comentó Mike Eckhaus. “Vivimos en un tiempo en el que aún existe una tensión entre la libertad de expresión individual (especialmente online) y las aproximaciones puritanas al sexo que están profundamente codificadas en la cultura”.

En su campaña, Eckhaus ven una reacción contra eso. “Para nosotros era muy importante pensar en el sexo como algo natural y no como algo fabricado, hipersexualizado o como un tema tabú”, ha explicado Mike.

Al final, cuenta la fotógrafa, acabó decidiéndose por imágenes que buscan transmitir la necesidad de “ser positivo con el sexo, con los cuerpos y con la propia sexualidad”.

En su intento de romper con la superestilización del sexo en la publicidad de moda, Eckhaus Latta se ha encontrado con gente que se pregunta: ¿campaña de moda o pornografía soft? Otros hacen la pregunta contraria: si se trataba de ser positivos con el sexo y con los cuerpos, ¿por qué se han pixelado los genitales?

Los diseñadores prefieren no entrar en estas polémicas y hacerse los suecos, que la gente saque sus propias conclusiones. Como dice Zoe Latta: “No sabemos si el sexo vende o no, pero definitivamente genera algo pegajoso”.

Tal vez te interese leer…

¡Es hora de sacar el sexo de la publicidad!

COMENTARIOS