Amigos con derechos, la nueva tendencia | Impacto!

Amigos con derechos, la nueva tendencia

Amigos con derechos, la nueva tendencia

Muchos ya lo experimentan y están dispuestos a seguir las reglas

Si estás participando de este atractivo juego de intimidad, seguramente entenderás que existen reglas que se deben respetar para la tranquilidad espiritual y emocional de los involucrados.

Es algo nuevo, surgió a finales del Siglo XX y principios del XXI, y se trata de la “amistad con derechos”, una relación de pareja que combina los comportamientos y actitudes típicas de una amistad, con la posibilidad de mantener relaciones sexuales.

Esta modalidad tiene una sutil relación con el “noviazgo”, pero con una pequeña diferencia…, que tiene “grandes diferencias”. La principal quizás, que tiene una menor vinculación afectiva y menores o nulas obligaciones. A los “amigos con derechos” también se les nombra como amigovios, amigos con derecho a roce o follamigos.

Es normal que las personas, en ocasiones, entren en un estado en el que quieren tener experiencias sexuales nuevas, creyendo ser capaces de controlar sus emociones e impulsos, y creen sentirse poco vulnerables a ser heridos sentimentalmente.

Toda esta mezcla de emociones y sentimientos termina llevándolos a la conclusión de que, tener un “amigo o amiga con derechos” es una opción muy atractiva para variar su rutina de vida.

Sin embargo, este es un paso que requiere valentía, coraje, madurez y paciencia, para encontrar un equilibrio mental y espiritual. Este proceso lo deben llevar de la mano con un disfrute de vivencias y situaciones que los acerque a la felicidad.

¿Quieren entrar en una relación de amistad con derechos, pero no saben cómo?

Lo primero es tener el amigo o amiga que busque la misma tranquilidad, los mismos objetivos y que tenga las normas claras al respecto. Hasta una relación casual requiere de cumplir ciertos parámetros, para evitar malos entendidos.

Normas claras

  • Sin restricciones.
  • Sin reclamos.
  • No hay romance, ni enamoramiento.
  • No se nombran como pareja bajo ningún motivo, ni realizan actividades que los enmarquen en ese contexto.
  • Están abiertos y dispuestos a otras relaciones sentimentales en cualquier momento.
  • Es una etapa de transición emocional para los dos. Termina cuando alguno encuentra pareja estable y se enamora de esa “otra” persona.
  • No hay una planeación de un futuro juntos a pesar de su apego sexual.
  • Sus encuentros son casuales, no son planeados.

Si ya están metidos en esta deliciosa película y creen que pueden afrontar cargas psicológicas, consecuencias, y pueden cumplir con los requisitos…, tienen como opción disfrutar siempre y cuando, no sean el tercer miembro de un triángulo amoroso donde prime el compromiso entre “el amigo(a) con derechos” y otra persona.

Lo que no se puede hacer

  • No hay reclamos, ni peticiones exigentes. Recuerden los “derechos” de ambos.
  • No lo hagan estando en una relación. Así no estén enamorados de su amigo(a), y nunca pase de esa categoría, estarían siendo infiel con la “otra” persona.
  • No se involucren con las exparejas. La familiaridad no es buena y renacerán los viejos malentendidos y problemas que los llevaron al rompimiento inicial.
  • Las mujeres tienen esta relación motivadas por la confianza hacia la otra persona. Los hombres, por el gusto físico. De ahí a que sea tan crucial no involucrar sentimientos y terminar enamorándose. Si esto sucede, es momento de acabar todo o de replantear si pueden convertirse en pareja formal.
  • Si la amistad es conflictiva desde un principio, evítenlo a toda costa, vendrán más problemas y arrepentimientos.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: