Alaíde Foppa, una poetisa desaparecida durante el conflicto armado | Impacto!

Alaíde Foppa, una poetisa desaparecida durante el conflicto armado

Alaíde Foppa, una poetisa desaparecida durante el conflicto armado

“Con los ojos de la despedida os vi aquel día, cosas de nuestra vida. Con los ojos de la despedida, la vida parecía una cosa perdida…” Alaíde Foppa

La Universidad de San Carlos de Guatemala  entregó un doctorado ‘honoris causa in memoriam’ a la académica y poeta feminista Alaíde Foppa (1914-1980) por su ‘extraordinaria contribución al desarrollo de las letras, poesía, arte y lucha por los derechos de las mujeres’.

El acto ceremonial de la entrega, realizado en un aula el museo de la entidad universitaria que sobrepasó el centenar de invitados, coincide este año con el 40 aniversario de su desaparición forzada a manos del Ejército de Guatemala durante el conflicto armado que sacudió al país entre 1960 y 1996.

Su cuerpo continúa en paradero desconocido, como el de los más de 45.000 desaparecidos durante la guerra, mas su legado se abre paso en la memoria, luego de desaparecer un 19 de diciembre de 1980 en uno de sus viajes a Guatemala -vivía exiliada en México- para aclarar la muerte de dos de sus hijos y renovar su pasaporte.

Alaíde Foppa (Barcelona, 1914), hija de un diplomático argentino y una concertista de piano guatemalteca, es un referente para el feminismo en América Latina que integró agrupaciones de mujeres, organizó exposiciones con marcada mirada femenina y fundó la revista Fem, uno de las primeros semanarios de México desde el que trasladó al público latinoamericano las ideas de pensadoras como Simone de Beauvoir.

El rector de la Universidad de San Carlos, Murphy Paiz, leyó el acta resuelta por el Consejo Superior Universitario que subrayó su ‘extraordinaria contribución al desarrollo de las letras, poesía, arte y a la justa lucha de los derechos de las mujeres por la equidad de género, lo cual sentó ejemplo de conducta para las generaciones futuras’.

Uno de sus cinco hijos, el coordinador de la ONG Memorial para la Concordia y exdirector del Ballet Folclórico de México de Amalia Hernández, Julio Solórzano Foppa, agradeció el ‘extraordinario honor’ que la universidad pública le entregó a su madre.

Describió que en el país centroamericano se conoce a Alaíde Foppa ‘por la situación terrible de la guerra. Sin embargo, no escribió poesía militante. Escribió poesía filosófica, histórica y dos o tres poemas con sentido político y social’.

Solórzano Foppa leyó un verso de uno de sus poemas ante la concurrencia: ‘Temo las palabras que son la impropia vestidura donde la poesía oculta su pura desnudez’, y subrayó que su madre comenzó a escribir en lengua italiana ‘y, de alguna manera, el ritmo y sonoridad del italiano persistieron en toda su obra’.

Su ‘característica principal fue su capacidad de seguir aprendiendo y seguir ampliando sus ámbitos de acción y de pensamiento hasta el último día de su vida. Fue crítica de arte, fundamentalmente por su amor al arte, al que acercó decididamente a las mujeres’.

A mediados de este año, cuando se cumplen 40 años de su desaparición forzada, Julio y sus hermanas, Laura y Silvia, donarán a la Biblioteca Nacional de Guatemala una colección de 8.500 libros de arte y temas de mujeres clasificados y que estarán abiertos a todo público.

Además, la familia pondrá bajo la custodia del Centro de Investigaciones Regionales de Mesoamérica, ubicado en La Antigua, Guatemala, a unos 40 kilómetros de la capital del país, ‘la correspondencia y el archivo personal de Alaíde Foppa, con la condición de que la entidad haga accesibles esos documentos de manera irrestricta y gratuita a todas las personas que los quieran ver’, soslayó Solórzano Foppa.

Autora de manuales de lengua italiana y textos de historia del arte, Alaíde Foppa trabajó la mayor parte de su vida académica en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En la Escuela de Ciencias Políticas y Sociales de dicha casa de estudios mexicana fundó además la primera cátedra de Sociología de la Mujer de cualquier universidad del mundo, apostilló su hijo.

Para finalizar su agradecimiento, Julio Solórzano Foppa, leyó otro poema de su madre, cuyo verso final concluye: ‘Cinco hijos tengo, cinco caminos abiertos, cinco juventudes, cinco florecimientos. Y aunque lleve el dolor de cinco heridas y la amenaza de cinco muertes, crece mi vida todos los días’. EFE

 

COMENTARIOS