18 años del ataque de las Torres Gemelas dejan la enfermedad del 11S | Impacto!

18 años del ataque de las Torres Gemelas dejan la enfermedad del 11S

18 años del ataque de las Torres Gemelas dejan la enfermedad del 11S

Los bomberos que asistieron tras el atentado a las Torres Gemelas no imaginaron que, casi 20 años después, ese fatídico día seguiría costándoles la salud y, en muchos casos, la vida.

Más de 200 bomberos que participaron de los rescates del 11 de septiembre de 2001 han fallecido hasta el momento.

La llamada “enfermedad del World Trade Center” o “enfermedad del 11S”, en realidad no es una sola. Se trata de una serie de males que vienen aquejando a los hombres y mujeres que arriesgaron su vida para controlar el fuego y salvar personas.

Aquel 11 de setiembre del 2001, los bomberos solo querían apagar las llamas y rescatar a los sobrevivientes del atentado terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York. Cuando acudieron a la emergencia se enfrentaron a una densa humareda, mientras que una inmensa corriente de polvo cubría el lugar y se dispersaba por las calles de la periferia.

“Hoy se sumaron 22 nombres al Memorial del World Trace Center en el cuartel central del Departamento de Bomberos de Nueva York. Hasta el momento, el más de 200 miembros del Cuerpo han muerto por enfermedades relacionadas al World Trace Center”, tuiteó el organismo el 6 de septiembre.

Quizás el cuidar su propia vida era lo último en lo que pensaba cada uno de los rescatistas. De todas formas, nunca imaginaron las consecuencias en su salud que tendrían que afrontar en algún momento. Con el paso del tiempo los daños se fueron manifestando: algunos de manera inmediata, y otros más de una década después.

El cáncer, sobre todo de pulmón, es una de las enfermedades que muchos de estos bomberos del 11S padecen. También presentan problemas y trastornos respiratorios, digestivos y alteraciones mentales, entre otros males.

La gran cantidad de diagnósticos hizo que Estados Unidos creara en 2011 el World Trade Center Health Program (Programa de Salud del World Trade Center). En 2018 ya contaba con 90 mil inscriptos, dentro de los que hay un porcentaje considerable de bomberos.

Riesgo cardiovascular en bomberos

Una reciente investigación también relaciona a los bomberos del 11 de setiembre con problemas cardiovasculares. Esta sería otra consecuencia de la exposición a los polvos y al humo.

El estudio fue publicado recientemente en la revista médica JAMA Network Open. Esta investigación indica que los bomberos han estado en riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular hasta 16 años después del atentado.

David Prezant, jefe oficial médico del Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York y autor principal del nuevo estudio, dijo a CNN que los que tuvieron mayor exposición en la mañana del 11 de septiembre son lo que presentaron un riesgo mayor a contraer un mal del corazón.

El medio indicó que este estudio analizó datos de 9.796 bomberos varones en Nueva York, lo cuales participaron de labores en el World Trade Center en las dos semanas posteriores al 11 de septiembre de 2001.

Sin embargo, David Prezant indicó que esta investigación ha tenido sus limitaciones y que ahora sería oportuno ampliarla.

Siguen falleciendo

Richard Driscoll, de 73 años, fue el bombero número 200 en fallecer por las secuelas de las labores de rescate del 11S. Este anuncio fue realizado en julio por el Departamento de Bomberos de Nueva York.

Es casi incomprensible que, después de haber perdido a 343 miembros el 11 de septiembre, ahora hayan muerto más de 200 efectivos por la enfermedad del World Trade Center”, dijo el Comisario del Departamento de Bomberos, Daniel Nigro, a EFE.

Driscoll se retiró en 2002 del camión de bomberos 91 que daba servicio en el este del barrio de Harlem, después de 32 años de servicio, según detallaron en una publicación en Facebook.

Los bomberos destacaron que “respondió valientemente a los ataques en el World Trade Center el 11 de setiembre del 2001, y trabajó incansablemente en los trabajos de rescate”.

Su muerte se sumó a la de otro bombero, Kevin Nolan, que también falleció en julio, a los 58 años. Su fallecimiento fue consecuencia de un cáncer ocasionado por las tareas de rescate.

Además, el 29 de junio falleció Luis Álvarez, un detective retirado de la Policía de Nueva York de origen cubano. Murió a los 53 años tras una dura lucha con el cáncer. Su enfermedad estuvo relacionada a las sustancias que aspiró durante los tres largos meses que dedicó a buscar víctimas entre los escombros.

No solo se trata de cifras de muertes, también de enfermos que se encuentran sufriendo. Cáncer, enfermedades digestivas y trastornos mentales forman parte de la larga lista de diagnósticos. El atentado a las Torres Gemelas continúa causando temor y muerte a pesar de estar cada vez más lejos de aquel 11 de setiembre del 2001.

Tal vez le interese leer…

Michael Schumacher es hospitalizado en París, según Le Parisien

COMENTARIOS